BREVE HISTORIA DE CUBA

 


 

Nos cuenta nuestra historia que a su llegada a las "West Indies" donde pensó haber llegado Cristobal Colón en los cercanías de Baracoa en el Noreste de la isla  a finales del año 1492, no pudo contener su emoción al ver la belleza de la flora, la fauna y los paisajes encontrados exclamando: "Esta es la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto". Testimonio vivo del gran Almirante.

Después de casi 4 siglos de dominación, Cuba dejó de ser colonia de España en el año 1898, después de larga, cruenta  y solitaria lucha por obtener su independencia al firmarse, con la notable ausencia de representantes de Cuba, el Tratado de París  el 10 de Diciembre de ese año entre España y los Estados Unidos de America lo que hizo exclamar al Generalísimo Máximo Gómez, jefe de la tropa mambisa que "Cuba no era ni libre ni independiente todavía".  Esa guerra que libramos, "justa y necesaria", como la llamó Martí selló de forma indeleble nuestra identidad nacional de cubanos.

Nuestra bandera,  fue creada por el General de origen venezolano Narciso López.  La misma fue izada por primera vez, en una Cuba libre, el 20 de Mayo del año 1902, a las 12:00 p.m. en el entonces Palacio de Gobierno, así como también en el Castillo del Morro situado a la entrada de la Bahía de la Habana.  Nuestra República sin embargo nació baldada por la Enmienda Platt, que le daba el derecho a Estados Unidos de intervenir  militarmente en la isla en caso de que peligraran, a su juicio, la vida, la propiedad o las libertades individuales.  Esta ley odiada y repudiada por todos los cubanos fue finalmente abrogada el 9 de Junio de 1934. 

Desde ese momento la República de Cuba comenzó a disfrutar de una etapa de progreso acelerado en la incipiente democracia que comenzaba, hasta ese aciago día de Enero 1, 1959, en que las hordas comunistas encabezadas por Satanás erguido en la figura de Fidel Castro, conculcaron todas nuestrs libertades y desmantelaron las instituciones constitucionales que tantos sacrificios y tanta sangre había costado conquistarlas.

Hoy, a casi 50 años de la gran traición resulta casi imposible determinar el número de cubanos, hombres y mujeres fusilados, ahorcados, desaparecidos y maltrados en vida y hacienda bajo ese régimen sanguinario, ateo y brutal, al que ya finalmente vemos en sus últimos momentos.  Elevamos una plegaria a nuestro Dios omnipotente para que acelere el final y podamos ver todos los cubanos de buena voluntad a una Cuba libre de nuevo para comenzar la reconstrucción de esa patria en ruinas que hoy grita clamando redención.

Habiendo presentado ya esta vista panóramica de nuestra historia, ahora invito a todos a que participen y viajen conmigo a esa isla que tanto quiero y en ella visitemos al Santiago de mis recuerdos.

 

;                                                                                    Regresar