RIMAS SANTIAGUERAS

 

   COPLAS A SANTIAGO DE CUBA

  SEGUNDA PARTE
       
                    Oh, Santiago, eterna gloria Con la pesca submarina                 
                    de tu vientre yo salí   siempre estuve divertido
                    yo soy parte de tu historia hasta que vi el tiburón
                    aunque ya no viva allí. que me privó del sentido.
       
                    Aunque en los días estoy   En Punta Gorda sufrí
                    en tierras del extranjero suspensión de 15 días
                    en las noches yo me voy por hacerle una avería
                    a dormir sobre tu suelo. al presidente Juan Ruiz.
       
                   El carnaval de Santiago Marsal Bruna, el catalán
                    en mi mente se arrebola con su risa de cubano
                    y aun veo las comparsas fornido, apuesto, galán
                    con sus vistosas farolas. y como amigo, un hermano.
       
                   En el tranvía decía   Cuba, Aguilera y Oriente
                   Vista Alegre-Cementerio eras cines de importancia
                   y en el sentado leía   allí se encontraban siempre
                   novelitas de misterio. las muchachas de elegancia.
       
                   Con el Ratón Miguelito Batey Taino haz memoria
                   alegres ratos pasé   y piensa en el baloncesto
                   y aunque lucía corderito distinguida trayectoria
                   era un lobo de caché. a ti siempre te agradezco.
       
                   Una vez en Rio Paradas Santiago tus fueros son
                   por poquito que me ahogué de prosapia y valentia
                   y le cogí tanto miedo   hubo en tu tierra buen ron
                   que nunca más regresé. y en tus hombres hidalguia.
       
                  Club Amateur de Pesca Santiago siempre valiente
                  El Náutico y Ciudamar en la gesta libertaria
                  Los Coquitos, La Chivera su gente dijo presente
                  lugares para nadar.   todos fueron luminarias.
       
                 Yo me bañé en La Socapa Entregaste a Guillermón
                  en Cajuma y en Renté y a los Maceo Grajales
                  en Cinco Reales nadé lumbreras de tus lugares
                  esa fue felíz etapa   y de toda la nación.
       
                 Pérez Peña fue maestro Lugarteniente hay miseria
                 de mi primera niñez   empuña el sable de nuevo
                 allí me aprendí las tablas para que acabes el duelo
                 al derecho y al revés.                 y termine la tragedia.
Regresar